Lugares de interés

  • Catedral de Santiago de Compostela

    La catedral de Santiago de Compostela es un templo de culto católico situado en la ciudad homónima, en el centro de la provincia de La Coruña, en Galicia (España). Acoge el que, según la tradición, es el sepulcro del Apóstol Santiago, lo cual convirtió al templo en uno de los principales destinos de peregrinación de Europa durante la Edad Media a través del llamado Camino de Santiago, una ruta iniciática en la que se seguía la estela de la Vía Láctea comunicando la península ibérica con el resto del continente. Esto fue determinante para que los reinos hispánicos medievales participaran en los movimientos culturales de la época; en la actualidad sigue siendo un importante destino de peregrinación. Un privilegio concedido en 1122 por el papa Calixto II declaró que serían «Año Santo» o «Año Jubilar» en Compostela todos los años en que el día 25 de julio, día de Santiago, coincidieran en domingo; este privilegio fue confirmado por el papa Alejandro III en su bula Regis aeterni en 1179.

    Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1896, y la ciudad vieja de Santiago de Compostela, que se concentra en torno a la catedral, fue declarada bien cultural Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

  • Palacio de Rajoy

    El Palacio de Rajoy (en gallego, Pazo de Raxoi) es un edificio de Santiago de Compostela que está situado en la Plaza del Obradoiro. Es la sede del Ayuntamiento de la ciudad.

    Se trata de una construcción de estilo neoclásico, su construcción fue ordenada por el arzobispo de Santiago, Bartolomé Rajoy Losada, en el año 1766 con la finalidad de servir como seminario para confesores. El ingeniero francés Carlos Lemaur fue el responsable de la obra. En su portada se puede observar una representación de la batalla de Clavijo y una escultura del apóstol Santiago.

    El Palacio está ubicado en la parte occidental de la Plaza del Obradoiro, que cierra por ese lado, frente a la fachada principal de la Catedral de Santiago. A su derecha se sitúa el Colegio de San Jerónimo, que hoy sirve de sede del Rectorado de la Universidad de Santiago; a la izquierda del palacio está el Hospital Real de los Reyes Católicos, en la actualidad Hostal.

  • Plaza de Platerías

    La plaza sur de la Catedral, que debe su nombre a los talleres de orfebres situados desde la Edad Media en los bajos asoportalados del claustro, está dominada por la única fachada románica que conserva la Catedral. Data del año 1078 o 1103 y fue severamente dañada durante los alzamientos populares contra el arzobispo Gelmírez, en la segunda década del siglo XII, por lo que fue reconstruida pocos años más tarde. En los siglos siguientes se le añadieron más figuras románicas procedentes de la llamada Puerta del Paraíso, al lado norte de la Catedral, para crear un conjunto de rica iconografía. En el friso conviven apóstoles, ángeles y signos zodiacales. El centro lo ocupa un estilizado Cristo, a cuyo lado está Santiago. En los portales, el tímpano de la izquierda parece representar la tentación de Cristo; el de la derecha, escenas de la Pasión claramente reconocibles: el juicio de Pilatos, la flagelación y la traición de Judas. Otras figuras como el rey David y la creación de Adán decoran los muros laterales.

    El portal de Platerías está enmarcado por el arranque de la Torre del Reloj y el lienzo del claustro. Este muestra medallones renacentistas con escenas inspiradas en la tradición jacobea, como el traslado de sus reliquias o su transfiguración en guerrero. En la parte superior, los medallones corresponden a la genealogía de Cristo, y culminan, en la esquina derecha, con la figura de María y el Niño, pues el claustro está dedicado a la Virgen.

    En el centro de la plaza, la Fuente de los Caballos se alza contra el fondo de la Casa del Cabildo, decorada con motivos geométricos típicos del barroco compostelano. Se trata de un verdadero telón de piedra de apenas tres metros de fondo, levantado por el arquitecto Fernández Sarela en 1758, con la intención de cerrar de manera casi teatral la plaza.

    A su izquierda, en el arranque de la rúa do Vilar, se halla la Casa del Deán. Esta casa-palacio del siglo XVIII, obra de Fernández Sarela, fue hospedaje de los obispos que visitaban la ciudad.

  • Pazo de San Lorenzo

    El Pazo de San Lorenzo, incluido dentro del Patrimonio Artístico Nacional, aúna a su gran valor histórico, el tradicional encanto de los pazos gallegos.
    Se encuentra rodeado por un bosque y unos espléndidos jardines totalmente amurallados, ocupando una superficie que supera los 40.000 m2.

    El Pazo de San Lorenzo ofrece una gran variedad de espacios de gran versatilidad que pueden ser utilizados de diferente modo en función de las necesidades de cada cliente para realizar cócteles, presentaciones de productos, conferencias, desfiles de moda, comidas, cenas, reuniones, conciertos, ruedas de prensa, rodajes de películas, entre muchos otros usos, que pueden ser distribuidos entre sus cuatro salones, su espacioso claustro, la iglesia o los extensos jardines privados del Pazo, en los que también pueden ser instaladas carpas de gran capacidad.

    Su cómoda situación, muy próxima a hoteles de gran calidad y a menos de 1000 metros de la Plaza del Obradoiro y su localización, dentro de una finca privada con facilidades de aparcamiento, son otros de sus grandes atractivos.

  • Plaza del Obradoiro

    La Plaza del Obradoiro es el centro monumental de Santiago de Compostela. Su nombre gallego parece derivarse de los talleres de canteros que trabajaron en la construcción de la fachada barroca de la Catedral , que domina la plaza y da la bienvenida a los miles de peregrinos que llegan por el Camino de Santiago.

    Los edificios que cierran la plaza - la Catedral , el Hostal de los Reyes Católicos, hoy parador nacional y antes hospital de peregrinos; el Colegio de San Xerome, sede del rectorado de la universidad, y el Palacio de Raxoi, sede d el Ayuntamiento de Santiago- son representación de los principales polos de la vida de la capital gallega: la religión, la educación universitaria, la atención al peregrino y al viajero, y la Administración.

    Esta plaza tiene, pues, la cualidad de resumir los usos y la historia milenaria de la ciudad. Un giro de 360 grados permite reconocer a simple vista la presencia de distintos estilos arquitectónicos, surgidos en más de 700 años de construcción.

    Fachada del Obradoiro

    Sobre el lugar de aparición del sepulcro del Apóstol se construyó la actual catedral románica a partir de 1075. Su estampa más fotografiada es su fachada oeste, la del Obradoiro , que fue antepuesta al edificio entre los siglos XVII y XVIII como un gran telón ornamental. Hasta entonces, un arco permitía ver desde la plaza el Pórtico de la Gloria , ahora resguardado en el interior.

    Los 74 metros de altura de las torres se alcanzaron a mediados del siglo XVIII, cuando el arquitecto Fernando Casas y Novoa, continuando la remodelación iniciada en 1670 por Peña de Toro, añadió los remates barrocos a las torres medievales. En medio, dispuso un gran retablo de piedra y grandes ventanales que proporcionan luz al interior, a la vez que la reflejan sobre los ornamentos de la fachada -escudos, volutas, columnas, capiteles, pináculos- para crear un juego de sombras. El conjunto está presidido por la figura de Santiago con atuendo de peregrino, sombrero, capa y bordón.

    Las escaleras de doble tiro son de principios del siglo XVII, y permiten salvar el desnivel del terreno entre la plaza y la planta de la Catedral. Esa es precisamente la función de la cripta , cuya puerta se abre entre los primeros peldaños. De estilo románico, sirve además de sustento arquitectónico y conceptual al Pórtico de la Gloria.

    Claustro de la Catedral

    La verticalidad de la fachada principal de la Catedral rompe el peso horizontal de los edificios laterales: a nuestra izquierda, el Palacio arzobispal de Xelmírez ; a nuestra derecha, el claustro gótico-renacentista de la Catedral. Éste es uno de los mayores de España, construido entre 1521 y 1590 por los mejores arquitectos castellanos del gótico tardío y el entrante Renacimiento –Gil de Hontañón y Juan de Álava- para sustituir a un claustro románico. El luminoso espacio, dedicado a la Virgen María , está coronado por pináculos y cresterías.

    El claustro es parte del museo catedralicio, visita imprescindible para entender la historia de la catedral y de la ciudad. Piezas arqueológicas, tapices, imágenes, libros y reliquias desbordan los anexos del claustro, dos de las capillas de la basílica, la cripta y el palacio arzobispal.

    Palacio arzobispal de Xelmírez

    El primer arzobispo de Santiago, Diego Xelmírez, se hizo construir esta residencia a partir de 1120, tras la destrucción de su palacio en una revuelta popular surgida a raíz de sus enfrentamientos con las primeras asambleas ciudadanas. El resultado es un extraordinario ejemplo de la arquitectura civil del románico. La fachada actual, añadida en el siglo XVIII, protege un palacio medieval con cocina, caballeriza, patio flanqueado por la Catedral y salas reformadas en siglos sucesivos. Entre ellas destaca el salón sinodal del siglo XII, cuya inmensa bóveda muestra escenas de un banquete medieval. El interior puede visitarse adquiriendo la entrada del Museo de la Catedral.

    Hostal de los Reyes Católicos

    El Hospital Real fue construido a partir de 1501 por mandato de los Reyes Católicos, que habían visitado Santiago en 1486 y constatado las deficiencias de la atención sanitaria a ciudadanos y peregrinos. El arquitecto Enrique de Egas levantó el hospital en un estilo que se despide del gótico tardío y saluda los primeros aires del Renacimiento. La fachada-retablo muestra una ornamentación plateresca enmarcada por los grandes escudos real e imperial, símbolo del poder de la monarquía que plantaba cara a la catedral y al palacio arzobispal. En el interior, en torno a la capilla gótica, se disponen cuatro patios a manera de claustros: los dos anteriores datan del siglo XVI; los posteriores, del siglo XVII.

    Las instalaciones originales - unas cuantas salas para enfermos distribuidos por sexo y clase social, dormitorios colectivos para peregrinos sanos y un ala para los niños abandonados en el torno- fueron ampliándose para atender las necesidades sanitarias de la ciudad, hasta 1954, cuando pasó a ser Parador Nacional. En recuerdo de tantos siglos de hospitalidad, se mantiene la curiosa costumbre de dar desayuno, comida y cena a los primeros peregrinos que se presenten cada día.

    Acercarse a la terraza del Hostal, justo en el extremo que la separa del Palacio de Raxoi, permiten descubrir la iglesia de San Fructuoso , decorada por las cuatro virtudes cardinales (aunque el pueblo las conoce como “las sotas de la baraja”); en contraste con el verdor de los huertos urbanos, la Alameda a la izquierda y, a la derecha, el cercano Monte Pedroso .

    Colegio de San Xerome

    El rectorado de la Universidad de Santiago de Compostela ocupa hoy el Colegio de San Xerome, en el lado sur de la Plaza del Obradoiro. Levantado en el siglo XVI por el obispo Fonseca para acoger a estudiantes pobres de Artes, este edificio renacentista muestra un portal tardogótico que perteneció originalmente al hospital de peregrinos de la Azabachería. En sus jambas destacan las figuras de Santo Domingo de Guzmán, San Juan Evangelista, Santiago, San Pedro, San Pablo y San Francisco de Asís, y en el tímpano, la Virgen con el Niño.

    Palacio de Raxoi

    Este edificio neoclásico que recibe el nombre del arzobispo fundador permitió cerrar definitivamente en el siglo XVIII la hasta entonces llamada “Plaza del Hospital”, y a partir de allí “Plaza Mayor”. Fue levantado por el ingeniero francés Charles Lemaur entre 1767 y 1787 para servir de ser seminario de confesores y residencia de los niños del coro de la catedral, además de cárcel civil y eclesiástica, pero se convirtió en la tercera casa consistorial del Ayuntamiento de Santiago. Hoy es también sede de la Presidencia de la Xunta de Galicia. Su tímpano está decorado por el relieve de la Batalla de Clavijo, aquella primera contienda en la que, según la leyenda, se apareció la figura del Apóstol guerrero, para ayudar en el combate de la invasión musulmana. Santiago, representado como patrón de la Reconquista , corona la construcción.

    En el centro de la plaza del Obradoiro hay que reparar en la modesta placa granítica considerada por los peregrinos el ‘kilómetro cero', punto de llegada de todos los caminos que conducen al Apóstol. En ella se lee que el Consejo de Europa declaraba en 1987 al Camino de Santiago “Primer Itinerario Cultural Europeo”.

  • Museo del Pueblo Gallego

    El Museo del Pueblo Gallego se constituyó como un organismo al servicio de la comunidad y se siente comprometido en la salvaguarda de unas tradiciones y costumbres que a menudo resultaron olvidadas o relegadas de la historia oficial, pero que son precisamente la esencia donde un pueblo encuentra las pisadas de su identidad.

    En virtud de lo que antecede, la Junta de Galicia, por decreto 111/1993 de 22 de mayo reconoció al Museo del Pueblo Gallego como "centro sintetizador de los museos y colecciones antropológicas de Galicia", considerando que "no sólo actúa de hecho como referente y estímulo para la creación de otros museos y colecciones de carácter semejante en toda Galicia, sino que también puede ser considerado como esa cabecera espiritual y simbólica de la red de museos antropológicos de Galicia".

    En el año 2008 le fue otorgado el Premio Nacional de Cultura tradicional y de base, uno de los premios que integran los Premios Nacionales de la Cultura Gallega.

  • Parque de la Alameda

    Aunque el parque recibe el nombre genérico de Alameda, se compone de tres partes bien diferenciadas: el paseo de la Alameda, la carballeira ("robledal") de Santa Susana y el paseo de la Herradura. La unidad así formada es, desde el siglo XIX, el más importante punto de referencia de los paseos y del ocio de los santiagueses, caracterizada por ser un espacio muy acogedor, una especie de salón natural.
     
    Su ubicación privilegiada, bordeando una parte de la ciudad histórica, y con una magnífica perspectiva sobre su fachada oeste ´-la más monumental-, lo convirtió en el principal jardín urbano, destacado además por la variedad y porte de sus especies arbóreas y ornamentales, como el conjunto de robles, los espléndidos eucaliptos o la pérgola con vistas que componen los castaños de Indias en el paseo de la Herradura.

    El paso del tiempo ha ido dejando huellas en su ordenación espacial, como se puede apreciar en el paseo central, con corredores para las distintas clases sociales del XIX; en el casi arco triunfal que da acceso al Paseo de los Leones, o en la disposición de parterres, fuentes y estanques. Y también en sus edificaciones decimonónicas, modernistas y actuales 'capilla de Santa Susana, iglesia del Pilar, palomar, quiosco de la música, banco acústico, etc.-, en la abundancia y formas de sus estatuas y esculturas, y en su mobiliario, especialmente los bancos graníticos con artístico respaldo de fundición de la conocida fábrica gallega de Sargadelos.

  • Parque de San Domingos de Bonaval

    Dejando a un lado el pequeño jardín de San Roque, situado en terrenos que pertenecieron al hospital y capilla del mismo nombre, se llega a la antigua finca y cementerio del convento dominico, rehabilitada como parque urbano según proyecto dirigido por la arquitecta gallega Isabel Aguirre y el portugués Álvaro Siza.

    Al parque se accede por el estratégico pasadizo que conforman las arquitecturas contrastadas de dos museos: el Centro Gallego de Arte Contemporáneo 'CGAC-, de diseño actual obra del propio Siza, y el Museo do Pobo Galego -'Museo del Pueblo Gallego'-, alojado en el que fue convento medieval.
    Situado sobre una ladera que mira a poniente, ofrece vistas sorprendentes de los tejados de la ciudad, a las que el artista Chillida dedicó una escultura que encuadra intencionadamente una visión de la ciudad.

    La actuación es un ejemplo de perfecta adaptación a la topografía y a los elementos preexistentes, que conjuga las onduladas formas de la ladera con la linealidad de los trazados geométricos que definen sus senderos y bancadas. Respeta la estructura tripartita de la finca monacal: huerta, robledal y cementerio. El agua susurra en todo el paseo, con fuentes, canales y pequeños aljibes.
    El resultado es un espacio cuidado, con una gran calidad, un parque de sutil diseño contemporáneo que juega con las perspectivas, muy disfrutado por compostelanos y visitantes y marco excepcional de manifestaciones artísticas.
    El arbolado histórico se ha completado con nuevas especies, lo que le confiere además un especial interés botánico, destacando la 'carballeira' (robledal).

  • Museo de la Catedral

    El Tesoro y Archivo de la Basílica jacobea comienza con el "Descubrimiento" de la Tumba del Apóstol, en 'Arcis Marmóricis', en la vieja 'Asseconia', actual Compostela, heredera de la Sede episcopal de Iria Flavia.

    A la secular riqueza cultural, artística y documental, han venido a unirse los resultados de las excavaciones realizadas a finales del s. XIX y durante el XX, abarcando los largos siglos I al XI del "Locus Sancti Iacobi": el lugar famoso donde está enterrado Santiago el Mayor, discípulo predilecto de Cristo juntamente con su hermano Juan, apóstol y evangelista.

    El Museo fue fundado en 1930 y en él se recogen las huellas de la extraordinaria historia del Santuario, que custodia la 'Tumba del Apóstol'. Es también 'Memoria de la Peregrinación' con una grata secuencia de piezas en el Tesoro.

    Actualmente, en el recorrido del Museo se incluyen tres zonas con acceso independiente, todas ellas situadas en distintas dependencias de la Catedral compostelana, lo que permite un conocimiento completo de la historia e importancia artística de un centro culto-cultural fundamental para la humanidad.

    Cripta del Pórtico de la Gloria
    Situada bajo las escalinatas de la fachada del Obradoiro, fue construida por el Maestro Mateo dentro del completo programa iconográfico desarrollado en el Pórtico, salvando, así, el importante desnivel de la Catedral con la Plaza del Obradoiro; de lo que dan cumplida referencia los paneles existentes. Así mismo, se exponen obras escultóricas y la reconstrucción de los instrumentos del Pórtico de la Gloria.

    Espacio Sacro Capilla de Reliquias-Panteón Real y Tesoro
    En un lateral de la Catedral compostelana, se encuentra este espacio que, recientemente, se ha comunicado con el Claustro mediante la reapertura de la conocida como "Puerta de Fonseca". En la Capilla de Reliquias-Panteón Real se encuentran los sepulcros de Reyes de Galicia y sus familiares, así como el Retablo de Reliquias, con importantes piezas de orfebrería.
    En el Tesoro se encuentran colecciones de orfebrería, elementos litúrgicos, marfil, cristal, etc.; mereciendo ser destacada la Custodia Procesional, obra de Antonio de Arfe.

    Espacios del claustro
    Ocupan cuatro plantas del lienzo occidental del Claustro catedralicio, con acceso por un lateral de la fachada del Obradoiro.

    Se realiza un completo recorrido por la historia y testimonios artísticos de la Catedral, desde las primeras basílicas y los restos arqueológicos, el Románico, la obra del Maestro Mateo, con la reconstrucción del Coro Pétreo de la Catedral; la escultura en la Catedral entre los siglos XIII y XVIII, recorrido por el Claustro Manierista, Biblioteca, donde se expone el Botafumeiro, y Sala Capitular, terminando en la planta superior con la gran colección de tapices, que incluye una sala dedicada a Goya y la impresionante balconada que domina la Plaza del Obradoiro y las calles del Santiago histórico.

    Espacio diivulgativo del Pórtico de la Gloria
    Desde enero de 2015, la Fundación Barrié y la Fundación Catedral de Santiago promueven el nuevo Espacio Divulgativo del Pórtico de la Gloria en la Sala de Armas del Pazo de Xelmírez. Este espacio permanente aborda la historia, iconografía y el programa de restauración de la gran obra del maestro Mateo. Aplicaciones interactivas, fotografías de gran formato y paneles explicativos exponen el alto grado de deterioro y la urgencia de intervención, así como los trabajos desarrollados entre 2008 y 2012 por equipos multidisciplinares de expertos de Alemania, Italia y España.

  • Museo de Historia Natural de la Universidad de Santiago

    Las instalaciones del Museo de Historial Natural en el parque de Vista Alegre ponen al alcance del público general un conjunto patrimonial que se remonta al siglo XIX con piezas singulares de gran valor para el estudio y la divulgación de la biodiversidad y el medio ambiente.

    Los principales espacios de las nuevas instalaciones se agrupan en torno a los conceptos de Biodiversidad y Biodiversidad Terrestre, en la planta baja, y de los apartados dedicados a Geodiversidad y Suelo y Biodiversidad Marina en la primera planta. Así, desde un entorno multimedia, la exposición permanente del MHN es un singular recorrido por ecosistemas de aguas continentales y bosques gallegos o por la geodiversidad con  muestras de minerales, piedras preciosas y semipreciosas, rocas, fósiles y meteoritos. También tiene su propio espacio la biodiversidad marina, las algas, los invertebrados, los peces o ecosistemas del litoral gallego, y otros más lejanos como la selva sudamericana o la sabana africana.

    Además se muestra por vez primera en España una sala dedicada al suelo, con una reproducción a escala de un fragmento de terreno cortado en sección de modo que se pueden apreciar distintos elementos que inciden en su conformación o su relación con la fauna y la flora.

    Cada uno de los temas abordados se muestra ante el visitante con una reproducción fiel que representa el ecosistema en cuestión y sus protagonistas, con apoyo de las explicaciones oportunas en distintos formatos, para que la visita sea una experiencia interactiva que requiere de la actitud participativa de quien la visita. El grado de reproducción de la vida real alcanzado aspira a reflejar el medio natural y trasladar al visitante al contexto real de lo que se le expone.

  • Monasterio e Iglesia de San Paio de Antealtares

    Fue fundado en el siglo IX por Alfonso II con doce monjes benedictinos, para que cuidaran y dieran culto al recientemente aparecido sepulcro del Apóstol Santiago. La actual construcción pertenece casi en su totalidad a los siglos XVII y XVIII, ya que la primitiva fue derrumbada.

    Uno de los muros laterales cierra un flanco de la Plaza de la Quintana con absoluta sobriedad, a base de muros lisos sin decoración. En el centro de este muro, una lápida recuerda la formación del Batallón Literario organizado por los universitarios compostelanos para defensa de Galicia contra las Tropas de Napoleón.

    En la fachada opuesta a la Plaza de la Quintana, encontramos la portería y en el ángulo la llamada puerta de los carros.

    Tras la marcha de los monjes benedictinos en 1499, el monasterio fue ocupado por monjas de clausura. El convento se dedicó a San Paio, que siendo niño fuera martirizado en Córdoba. Su imagen degollada preside la fachada del templo.

    La iglesia, de planta de cruz griega fue diseñada por frei Gabriel de Casas. Destaca en su interior el retablo del altar mayor.

    A través de la iglesia podemos acceder al Museo de Arte Sacra, en el que se conserva el primitivo altar que acompañaba al sarcófago apostólico y que fue regalado por Xelmírez a este convento, substituyéndolo por otro más grandioso en el interior de la catedral.

  • Casa de la Troya

    Este museo recrea el ambiente estudiantil de la afamada pensión regentada por 'Doña Generosa' en Santiago de Compostela a finales del s.XIX , e inmortalizada por el escritor D. Alejandro Pérez Lugín en su novela 'La Casa de la Troya'.

    Es una típica construcción del casco antiguo de la ciudad, cuya edificación data de mediados del s.XVIII y decorada al gusto de aquella época. Consta de tres plantas y un pequeño ático que remata la casa. La entrada está formada por un zaguán o zona de paso y desde este lugar, la casa se divide en dos zonas bien diferenciadas: la vivienda propiamente dicha y las caballerizas.

    Adentrándonos en la pensión podemos ver la sala del respeto, con recuerdos del escritor, y el comedor, donde están expuestas fotografías y objetos relacionados con los personajes del libro. En el segundo piso, los dormitorios, tanto el colectivo como el individual. Y en el ático, la cocina y una pequeña habitación contigua, perteneciente a la patrona.

  • Museo de las Peregrinaciones y de Santiago

    El Museo de las Peregrinaciones y de Santiago es una institución que, pese a su juventud, tiene una larga trayectoria. Creado en 1951 por iniciativa de Manuel Chamoso Lamas (1909-1985), su objetivo inicial era abordar la historia de la ciudad y el fenómeno de las peregrinaciones. Tras varios años cerrado al público, abrió definitivamente sus puertas en 1996 como museo de titularidad estatal y gestión transferida a la Xunta de Galicia.

    Su actual denominación, establecida en 2007, reivindica su carácter como "institución museística nacional y centro de documentación, investigación e interpretación de Santiago y de las peregrinaciones".

    La adquisición de nuevas colecciones y la necesidad de ampliar espacios y mejorar servicios, llevó a la incorporación en el año 2015 del edificio de la Plaza de Platerías, antigua sede del Banco de España, que es la nueva sede expositiva del Museo. Fue rehabilitado entre 2009 y 2012 por el Consorcio de Santiago como segundo el proyecto del arquitecto Manuel Gallego Jorreto. Además del edificio de Platerías el museo cuenta con una sede administrativa en la denominada Casa Gótica, uno de los escasos ejemplares de arquitectura civil del siglo XIV que se conservan en Santiago.

    El Museo de las Peregrinaciones y de Santiago es de titularidad estatal y gestionado por la Xunta de Galicia.

  • Colegiata Santa María a Real do Sar

    Construida en el siglo XII a las orillas del río Sar es, junto con la Catedral, la iglesia que conserva mayor parte de su primitiva fábrica románica.

    En el exterior llaman la atención los robustos arbotantes construidos entre los siglos XVII y XVIII para proteger los muros septentrionales y evitar su derrumbe: bien fuese por un error técnico en la construcción, por la atrevida elevación de las naves laterales, por el corrimiento del inestable terreno sobre el que se asienta, que a menudo es inundado por el río, o por voluntad de quienes trabajaron en su construcción, los muros y las columnas interiores están visiblemente inclinados, lo que le confiere un singular atractivo y obligó a rehacer la bóveda de cañón en el siglo XVI.

    El interior, de hermosas proporciones, impresiona a todo aquel que lo visita por la inclinación de las columnas hacia las naves laterales, dando sensación de inestabilidad. La pila bautismal, a la derecha de la puerta principal, es una interesante pieza arqueológica del siglo XII.

    A través de la sacristía puede accederse al claustro, el único que posee la ciudad en estilo románico. Sólo se conserva una de las alas, el resto pertenece a los siglos XVII y XVIII. Dentro se expone una buena colección de piezas arqueológicas y litúrgicas.

  • Mercado de Abastos

    Además de admirar su arquitectura y recorrer los puestos de moluscos, pescados, carnes, quesos y verduras recién salidos del mar y de la huerta, el visitante puede:

    Comprar y degustar al momento en el bar del Mercado 

    Por un pequeño porcentaje del precio de la compra, en Marisco Manía, el bar del Mercado, te cocinan al momento los productos adquiridos en el Mercado, para saborear toda su frescura in situ.

    Probar la famosa “cocina en miniatura” del Abastos 2.0

    En el Abastos 2.0, el mini-restaurante “chic” situado en las casetas de la parte exterior del Mercado, practican la “cocina sen neveira”: cada día escogen los mejores manjares frescos disponibles en el Mercado para diseñar un menú compuesto de deliciosos mini-platos. El menú (también se puede pedir un sólo mini-plato) varía cada jornada en función de los productos presentes ese día en el Mercado.

    Aprovecharse de innovadores servicios

    El Mercado de Abastos cuenta con innovadores servicios y comodidades que hacen de él todo un ejemplo de buenas prácticas en la integración de la modernidad en un mercado de lo más tradicional:

    • Máquina distribuidora de leche fresquísima del día: las botellas puedes traerlas de casa, o comprarlas en la propia máquina.

     • Pedidos on-line y pedidos telefónicos.

     • Shopper: a los clientes que quieran comprar a distancia pero no se decanten por ningún establecimiento, el shopper les compra siguiendo sus preferencias.

     • Servicio a domicilio.

    • Consigna, máquina de envasado al vacío.

  • Pazo do Faramello

    Atravesado por el Camino de Santiago, por primera vez en sus más de tres siglos de apasionante historia, el Pazo do Faramello les da la bienvenida y les ofrece la posibilidad de visitarlo y celebrar eventos al máximo nivel en un entorno natural y arquitectónico de ensueño.

    Situación y referencias históricas

    ​​​​​El Pazo do Faramello es un edificio de comienzos del siglo XVIII de estilo barroco compostelano civil, con marcadas influencias italianas que delatan el origen genovés de su fundador, el Marqués de Piombino.

    ​Situado en pleno corazón de la Comarca del Sar, se encuentra equidistante en 12 km de Padrón y  de Santiago de Compostela,  y es el último Pazo atravesado por el Camino de Santiago portugués antes de llegar a la capital compostelana.

    La finca abarca una superficie de 126.000 m2 y el edificio principal supera los 2100 m2 magníficamente construidos. Destaca entre la élite de los grandes pazos gallegos  por su origen industrial, ya que se fundó a partir de la Real Fábrica de Papel del Faramello, 1710, pionera y abanderada de la industria gallega por más de dos siglos y de la  cual todavía se pueden visitar los antiguos molinos con sus correspondientes aperos.

    El Pazo está construido en terrazas sobre el cañón del río, rodeado por una fragua milenaria de carballeira xacobea en frágil equilibrio, pero mantenida en perfecto estado y en permanente recuperación. Este esfuerzo de conservación se ve ampliamente recompensado con la asombrosa biodiversidad del lugar; nutrias, búhos, garzas reales, patos silvestres, truchas, ranas bermejas, ardillas, hurones, martín pescador, zorros rojos, especies amenazadas como el lagarto das silvas  de color turquesa encuentran en el Faramello un reducto de protección.​

    Abundan las referencias históricas y literarias del Pazo, en sus antiguas caballerizas se albergó el arsenal contra las tropas francesas en las revueltas del 2 de Junio de 1808  y  ha sido referencia literaria de algunos de los más ilustres escritores gallegos (Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán, Cela…). Cabe destacar que es uno de los entornos principales de la novela de Alejandro Pérez Lugín “La casa de la Troya”, de 1915, reflejo estudiantil de la nobleza compostelana y, en su época, una de las novelas más leídas del castellano.

    Emblema galaico, cabe señalar que  el Pazo descansa bajo los pies del legendario castro celta de la Reina Lupa

    El Pazo do Faramello sirvió de residencia estival de S.M. el Rey Alfonso XIII y del Infante D. Luís de Baviera en sus visitas a Santiago.

    La capilla del Pazo (1727) alberga un impresionante retablo de madera realizado por uno de los escultores barrocos capitales en la Catedral de Santiago, el maestro José Gambino,  nacido en el Pazo.

    ​El Señor del Faramello ostenta el honor, jamás ejercido, de poder entrar en la Catedral de Santiago a caballo, derecho otorgado por Privilegio Real en 1815.​​